Viaje a Colombia: El Caribe, riqueza natural y pobreza social

¡Hola a todos!

Os queríamos mostrar algunas fotos de nuestra última aventura en Colombia, esta vez en la zona del Caribe, donde fuimos invitados por Patrimonio Natural de Colombia y la fundación FES a asistir a una reunión en Barranquilla en el marco de un proyecto para la conservación y el bienestar en el área aledaña de la reserva forestal de ‘El Palomar’ (Corregimiento Hibácharo del Municipio de Piojó, Departamento del Atlántico). Esta zona de bosque seco, de pronunciada estacionalidad en cuanto a las precipitaciones, ha sido además, en las últimas décadas, una de las áreas más castigadas por la injusticia y la violencia en Colombia. La pobreza de estos departamentos, con un gran número de desplazados por conflicto armado, se ve reflejada en estos “predios” que visitamos (ver fotos). Son tierras que el gobierno asigna a familias de desplazados, zonas de bosque seco de terreno muy abrupto y por lo general desechadas por los grandes terratenientes por su escaso valor productivo, especialmente en las a veces largas épocas secas, durante las cuales poco o nada estas familias tienen que llevarse a la boca.

La ambición de Patrimonio Nacional y la fundación FES, los que manejan este proyecto, es generar las condiciones y las herramientas para que estas familias a las que les fueron asignadas estos predios no tengan que optar por talar indiscriminadamente, como única fuente de ingresos, los bosques en la zona “buffer” alrededor de la reserva natural de bosque seco tropical de ‘El Palomar’. Hasta la fecha, la escasa productividad de estos suelos ha hecho que las familias, en periodos desfavorables, opten por la tala indiscriminada de árboles para carboneo, una actividad que les reporta beneficios rápidos, pero que, como podemos ver en algunas de las fotos adjuntas, acaba por destrozar el sistema y generar un paisaje verdaderamente apocalíptico. El escaso ganado que también poseen estas familias es, en estos sistemas tan frágiles, tan o más dañino para la supervivencia del bosque y su diversidad como la tala para carboneo. La idea del proyecto es buscar alternativas de explotación agrícola de estas tierras, optimizar la producción y generar una cultura de sostenibilidad que no sólo favorezca a estas familias, sino que permita la conservación de la biodiversidad en estos bosques secos tan maltratados. Mi objetivo para este proyecto será aportar mis conocimientos sobre el suelo, un bien muy escaso y extremadamente frágil en estas tierras, para ayudar a la caracterización de su estado y su recuperación, clave para que estas familias puedan subsistir de una manera más sostenible con su medio. Desde una perspectiva ecológica, me parece además muy interesante poder estudiar la capacidad de resiliencia de estos sistemas tan maltratados, estudiando la capacidad que la naturaleza tiene de recuperación ante una intervención humana tan agresiva.

Aprovechamos también esta visita para acercarnos Ana y yo al parque nacional del Tayrona, cerca de Santa Marta, una joya de biodiversidad y riqueza vegetal, donde pudimos ver el mono tití, varias especies de lagartos y ñeques (una especie de roedor). También nos adentramos en las proximidades de otro parque nacional, el de la Sierra Nevada de Santa Marta, en el municipio de Minca en concreto, donde pudimos dar un paseo hasta el ‘Pozo azul’ con sus cascadas y exuberante vegetación.

¡Espero que os gusten las fotos!

Jorge Curiel Yuste, investigador del MNCN y experto en suelos.

Fotos de Ana-Maria Hereş.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s