Juncos: Islas en el cielo, Big Burros y la visita de un oso

Borja Milá en su tercera semana de viaje:

Sangre de Cristo Mountains, Colorado

“Ha sido una semana movidita. Después de Aspen, Colorado, viajamos al sur para muestrear caniceps en el extremo este de su distribución, en las Sangre de Cristo Mountains. No fue fácil encontrar juncos pues hay muy pocas rutas de acceso a las altitudes que nos interesan, pero al final conseguimos una buena muestra a base de probar en varios sitios.

Por fin recibimos el permiso de colecta para el estado de Nuevo México (retrasado varias semanas), por lo que una vez cumplidos nuestros objetivos en Colorado, viajamos hacia el sur con dos metas principales: una población híbrida entre caniceps y dorsalis en las San Mateo Mountains, y otra entre palliatus y dorsalis en las Big Burro Mountains, casi en la frontera con México.

Estas poblaciones híbridas ocurren en montañas pequeñas y alejadas de otras cordilleras por grandes extensiones de desierto, lo cual las convierten en auténticas islas. De hecho en biogeografía se las llama “sky islands”, o islas en el cielo, para diferenciarlas de las islas rodeadas por mar.

Vista desde Jacks Peak, otra vez rodeados de desierto.

 La primera sky island es Mt. Taylor, en las San Mateo Mts., donde encontramos un buen número de juncos y completamos la muestra en día y medio con varias observaciones interesantes en la variación de los híbridos caniceps/dorsalis.

Luego varias horas de autopista por el desierto de Nuevo Mexico para alcanzar la segunda sky island, las Big Burro Mountains, justo al sur de Silver City, un lugar muy poco explorado y por tanto con una avifauna poco conocida. De no ser por nuestro colaborador David Griffin, quien conoce las montañas como la palma de su mano y quien ha documentado en los últimos años la presencia de una población híbrida sorprendente: entre los palliatus (de ojo amarillo) y los dorsalis (de ojo oscuro)!  La subida a Jacks Peak no fue fácil, y de hecho nuestro coche sin doble tracción se quedó en el camino, pero gracias al Toyota de David llegamos por fin arriba. Ha sido un año muy seco y nos costó encontrar juncos, pero por fin uno respondió a nuestros reclamos y otro cayó en las redes que pusimos junto a un abrevadero de ciervos. Al tenerlos en mano no nos cupo duda de que eran los híbridos que buscábamos: ojos de color naranja intenso, exactamente lo que esperaríamos al mezclar amarillo y marrón!Híbrido de palliatus y dorsalis: ojo naranja

 Os incluimos varias fotos de otras especies interesantes que cayeron ayer en las redes del abrevadero. Y de repente, en plena actividad de captura y procesamiento de pájaros a primera hora de la mañana, pasó a pocos metros de nuestro campamento un gran oso negro! Según David es el más grande que ha visto por estos lares…  Un gran final para coronar nuestra visita a este lugar único.”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s